martes, 28 de abril de 2015

domingo, 12 de abril de 2015

Se incrementó el exceso de peso en Argentina

El Ministerio de Salud de la Nación advirtió sobre el impacto negativo de los estilos de vida sedentarios en todas las etapas de la vida. Aconsejó realizar actividad física diaria.

El Ministerio de Salud de la Nación dijo que el exceso de peso se incrementó en Argentina y advirtió sobre el impacto negativo de los estilos de vida sedentarios en todas las etapas de la vida, a la vez que dijo que realizar diariamente actividad física, al menos 30 minutos en los adultos y 60 minutos en los chicos, “constituye un hábito protector de la salud”.
La cartera conducida por Daniel Gollan señaló que enfermedades tales como obesidad, diabetes, ciertos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares, entre otras, “están relacionadas a la baja o nula realización de actividad física”. 
“Los estilos de vida sedentarios constituyen una de las diez primeras causas de mortalidad, morbilidad y discapacidad. Además es el segundo factor de riesgo de una mala salud –después del tabaquismo–, dado que no hacer ejercicio duplica el peligro de sufrir enfermedad cardiovascular, diabetes tipo dos y obesidad”, indicó en un comunicado de prensa.
Incremento del exceso de peso
A partir del análisis comparativo de las Encuestas Nacionales de Factores de Riesgo (ENFR) realizadas por el Ministerio de Salud de la Nación en 2005, 2009 y 2013, en Argentina “se observa la evolución de determinantes de la salud como el exceso de peso –que pasó del 49%, al 53,4% y al 57,9% respectivamente–, mientras que el consumo de frutas y verduras en la última medición arrojó que los argentinos comen dos porciones al día, cuando la recomendación son cinco raciones diarias”.
Fuente: Ministerio de Salud nacional
En cuanto al sedentarismo, “de acuerdo a lo reflejado por las ENFR, en los últimos diez años este factor se mantuvo estable. La mitad de la población adulta del país realiza actividad física de forma regular”.
El director de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisible de la cartera sanitaria nacional, Sebastián Laspiur, dijo que "los cambios en el entorno físico y social, producto de la aparición de nuevas tecnologías y de cambios en los patrones de consumo, modificó nuestros hábitos, nuestra forma de movilizarnos, de trabajar y de recrearnos, lo cual nos hizo más sedentarios y con una tendencia mayor a la obesidad”.
ACTIVIDAD FÍSICA. El Ministerio de Salud nacional recomienda hacerla de forma diaria (Sebastián Salguero/Archivo).
Para revertir esta realidad, señaló que “desde el Ministerio de Salud se llevan adelante distintas acciones para promover entornos que propicien decisiones más saludables en la población”, se explicó en el comunicado.
Sumar minutos de actividad física a la rutina diaria “puede conseguirse modificando algunos hábitos, por ejemplo realizando ejercicios de elongación a la mañana, caminando para ir al supermercado o pasear a la mascota”, indicó el Ministerio de Salud.
También, dijo, se puede “bajar del colectivo algunas cuadras antes del destino para llegar a pie, usar las escaleras en lugar del ascensor y realizar pausas en el trabajo para elongar, cambiar de posición y caminar”.
La actividad física
El sedentarismo es una “problemática que también afecta a los chicos”, indicó la cartera sanitaria, y agregó que la Encuesta Mundial de Salud Escolar, realizada en el país, mostró la tendencia en aumento del sobrepeso pasando de 24,5% en 2007, a 28,6% en 2012, mientras que la obesidad creció de 4,4% a 5,9% en el mismo período.
Para los chicos en edad escolar “se recomienda un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física, pero sólo el 16,7% cumple esta recomendación”, manifestó.
“A través de juegos, deportes y actividades recreativas los más chicos pueden sumar minutos diarios de actividad física que complementen las que realizan en el ámbito escolar”, dijo Oscar Incarbone, coordinador del Programa Nacional de Lucha Contra el Sedentarismo.
Incarbone indicó que hay que tener en cuenta que “la mitad de los chicos pasan más de tres horas sentados diariamente, provocando problemas a su salud actual e impactando en su vida adulta”. 
El especialista aconsejó que “es fundamental incorporar hábitos saludables durante la niñez porque estos nos acompañarán a lo largo de la vida, eliminando factores de riesgo totalmente prevenibles”.
Beneficios de la actividad física
El Ministerio de Salud dijo que dependiendo de la duración e intensidad de las rutinas de ejercicios, la actividad física produce cambios corporales de tipo muscular, circulatorio, celular y metabólico.
“A nivel cardiovascular, en el inicio del ejercicio el corazón comienza a acelerarse, mejorando el transporte y oxigenación del organismo”, explicó. 
“En personas hipertensas, ciertas rutinas de ejercicios favorecen la reducción de los valores de presión arterial, a la vez que previene enfermedades como diabetes y colabora en los tratamientos mejorando la respuesta a la insulina. Asimismo, las rutinas aeróbicas producen efectos favorables sobre el  colesterol”, añadió.
Durante el entrenamiento además “se producen adaptaciones en el sistema respiratorio aumentando el volumen y la capacidad pulmonar que, consecuentemente produce lo que se denomina ‘una economía ventilatoria’, es decir la persona respira de manera más eficaz que si fuera sedentaria”, describió.
“Es importante aclarar que la prescripción es individual –señaló el informe- con un profundo conocimiento de la persona y sus capacidades para la correcta formulación de objetivos y selección de técnicas u ejercicios acordes a su estado físico general”. 
La propuesta inicial “debe modificarse paulatinamente, ir aumentando la carga e intensidad y la complejización de los ejercicios a medida que pasa el tiempo, sin interrumpir los procesos”, afirmó.